STIRLING y WILFORD, El ala Sainsbury de la National Gallery, 1982
Francisco Martínez Mindeguía, Universidad Politécnica de Cataluña

James Stirling y Michael Wilford, Proyecto para la ampliación de la National Gallery de Londres, de la parte que se conoce como Ala Sainsbury, 1982.

La National Gallery inicial es un edificio del arquitecto William Wilkins (1778-1839), proyectado en 1833 y construido en 1838 en el lugar que antes ocupaban las caballerizas reales proyectadas por William Kent.
 


Desde el principio, el edificio no gustó y Wilkins recibió las quejas del público y de las instituciones. Murió al año siguiente de abrirse al público, se dice que porque su salud se debilitó por la lluvia de críticas y la mala prensa. James Fergusson, en su Historia de los Estilos Modernos, de 1862, cita el edificio como penoso resultado en Trafalgar Square.

En seguida empezaron a publicarse propuestas para su arreglo. Durante la Segunda Guerra Mundial el edificio vecino de la tienda de muebles Hampton fue bombardeado y muchos vieron en este solar el lugar natural para una futura ampliación del museo. En 1981, después de muchos intentos, de un primer concurso convocado por The Sunday Times y de una primera ampliación por el lado norte que acogió la National Gallery Portait, la Secretaría de Estado, venciendo la tradicional reserva del gobierno británico a invertir en temas relacionados con el arte, convocó un concurso para la ampliación de la National Gallery, en el solar de la antigua Hampton. Un edificio que seria también de oficinas, como único camino factible para amortizar la inversión.

En abril de 1982, 7 de los 79 concursantes fueron seleccionados para desarrollar sus propuestas y finalmente fue escogida la de Ahrens Burton y Koralek, a pesar de que los administradores del museo preferían la de Skidmor, Owings y Merrill. Los administradores preferían salas con zócalos, cornisas y arquitrabes, y habían sugerido que el espacio para las pinturas debía ser como una iglesia o una basílica. La propuesta ganadora era, según ellos, excesivamente moderna. Los ganadores revisaron el proyecto pero siguió teniendo la oposición de la prensa, de las instituciones y del propio Príncipe de Gales que, en un discurso de la Gala Real celebrada para celebrar el 150 aniversario del RIBA (Royal Institute of British Architects), lo describió como monstruoso carbunclo en la cara del más querido y elegante amigo.

En este momento, los hermanos Sainsbury se ofrecieron a hacerse cargo de los gastos de construcción, lo que permitiría dedicar todo el edificio a exposición. Se convocó un concurso, en este caso restringido, entre arquitectos de reconocido prestigio en el tema museístico. Los arquitectos seleccionados fueron Henry Nichols Cobb (de I. M. Pei Partnership), Colquhoun y Miller (que recientemente habían ampliado la Whitechapel Art Gallery, de Londres), Jeremy Dixon&Building Design Partnership (que habían ampliado la Royal Opera House), Piers Gough (de Campbell, Zogolovitch, Wilkinson y Gough), James Stirling, Michael Wilford y ass. (por su reconocido prestigio y a pesar de sus estravagancias) y Robert Venturi, Rauch y Scott Brown. Las bases especificaban que se quería un edificio de una excepcional distinción arquitectónica para completar la histórica plaza, insistiendo en que era deseable un amable vecino para el edificio de Wilkins y una serie de galerías de una calidad y carácter apropiados a las pinturas. El campo quedaba ahora más controlado, para evitar las propuestas excesivamente modernas, y, consecuentemente, todas las propuestas pusieron énfasis en la integración en el entorno, básicamente la National Gallery y, por extensión, la plaza de Trafalgar, y el edificio de Canada House y la iglesia de St. Martin in the Fields.

Stirling presentó este dibujo,
 


Para evitar el contraste inevitable entre el edificio antiguo y el nuevo, suavizó la geometría de ambos para "igualarlos".
Los capiteles se reducen a su volumen crítico y los contornos se pierden, como en la ampliación. La geometría se diluye y, como si se hubiera neblina, las formas quedan sugeridas más que descritas (semejanza formal)

Es más interesante este otro dibujo
 


En él Stirling hace hace una selección drástica. Sólo muestra el edificio de la ampliación y la National Gallery, exentos, sin edificios a los lados. Del entorno urbano ha desaparecido la calle y el tráfico, sustituidos por un suelo de tierra, y sólo conserva dos señales de este entorno: los extremos del Canada House y de la plaza. Todo está viejo y abandonado, como si hubiera pasado mucho tiempo. El tamaño y colocación del pedestal de la escultura muestran que sólo son señales topográficas para su localización, ya que esta perspectiva no es posible geométricamente. Los dos planos coinciden pero no las alturas:
 
 

Pero ¿por qué muestra el ambiente como una ruina, si se trata de un edificio aún sin construir?
Por un lado es una referencia clara a John Soane, del que deja su busto al pie del pedestal. La referencia es al dibujo del Banco de Inglaterra en ruinas, de 1830 (visto antes), contemporáneo del proyecto de Wilkins.

A partir de él es una referencia a Piranesi, por la lápida con su nombre y el del dibujante (Richard Portchmouth), que deja junto al busto de Soane.
 

 
  Piranesi, que en muchos casos hizo lo mismo.

Stirling había repetido esta broma en el proyecto de la Universidad de Columbia, dibujando el proyecto en estado de ruina en cuanto vieron que el proyecto no se llegaría a construir.
 
 

 

Bibliografía recomendada:
- C Amery, A Celebration of Art&Architecture,
- R Middleton y D Watkin, Neoclassical and 19th century architecture,
- Composición Arquitectónica, nº 2, 1989
- Arquitectura Viva, nº 18, 1991
- "James Stirling", A+U,
- Architectural Journal, nº 12, 1986
- Spazio e Società, 1983
- Architectural Design, nº 11-12, 1983
- Casabella, nº 523

© de los textos Francisco Martínez Mindeguía
Francisco Martínez Mindeguía es profesor agregado de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura del Vallés

( Vuelve a la página principal )